DON: Título Nobiliario Más Famoso Del Mundo

Por: Miguel A Gonell Jackson

Paterson, NJ.-En mi mayor consideración, desde muy temprana edad aprendí que, observando a mí querido padre, Miguel A Gonell, a quien todo el pueblo, hasta las altas instancias gubernamentales y entre los más connotados de la nación, le llamaban Don Guelo; la expresión, mote ó nominativo de  ‘DON’ hace referencia de aquellas personas a las cuales se les guarda admiración, respeto y que tienen un distintivo social que les crea un privilegio de honorabilidad.

Investigando al respecto, pude comprobar mis concepciones, al mismo tiempo logré confirmar que la noción de ‘DON’ tiene una diversidad de orígenes etimológicos y, por lo tanto, tiene connotaciones de diferentes significados. Cuando el término deriva del vocablo latino donum, se refiere a un talento o una aptitud de la cual dispone particularmente una persona.

Como Título Nobiliario, es de precisión indicar que ‘DON’ es una simbología de privilegio, honor, respeto y distinción hacia la persona que se le atribuye. En lo específico, ‘DON’ o ‘DOÑA’ es un vocablo de origen hispano muy usado protocolarmente que antecede al nombre de la persona y que se usa como una expresión de respeto, cortesía, distinción social ó cuando se trata de una persona que es muy inteligente.

Mis acepciones fueron dándome luz sobre su significación; lo relaciono con honor, ya que no es a todo el mundo que le llaman ‘DON’, pues se trata de una alta distinción. Más adelante, al pasar de los años y en la Ciudad del Mundo, New York, cuando a muy temprano edad milité en la Augusta y Benemérita Logia Simbólica Silencio No. 1, perteneciente a la Serenísima Gran Logia de Lengua Española, Inc., me pude convencer de que ‘DON’ a pesar de ser una distinción es una especie de condecoración o galardón que marca la diferencia entre el que ha logrado la distinción y el que no.

Se trata pues, de referenciar la significación sobre el llamado de ‘DON’ con el Rito Escoses Antiguo, que suele ser aceptado en las denominaciones entre los masones y que alude en su generalidad a las buenas costumbres, el buen comportamiento y la formal de compenetración de un alto sentido de la responsabilidad en el ámbito social; marcando el respeto o deferencia de una persona.

Justamente ahí, durante esos años de mi juventud ligada a la masonería, fue donde aprendí a muy temprana edad a darle uso y llamar a otras personas con el Título de ‘DON’, por el entendido de lo que significa el respecto a las demás personas, ya más adelante estuve la oportunidad de ser miembro fundador de una Logia Masónica en New York algo que no se ve muy común pues pasan años y más años y no se fundan más logias.

De dicha Logia, tengo el Honor de haber sido el único dominicano en su fundación de hermanos, junto a distinguidos cubanos, entre ellos el Gran Maestro Don Humberto Mursulí, quien ejerció en varias ocasiones esta posición; además, otros valiosos hermanos, dentro de los que debemos destacar un Alemán respetable, el hermano Don Román Von Komarnicki, hombre que domina 7 idiomas y donde este humilde servidor llegó a ser posteriormente su Venerable Maestro, posición en la cual pude aquilatar y hacer uso común en mi persona de llamarle como tal a las personas que se hicieron acreedores de tan distinguido Título de ‘DON’.

He entendido que, el Título Nobiliario de ‘DON’ es el más famoso y popular en el mundo, pues yo, en lo particular, me quito el sombrero ante las personas que merecen mi mayor respeto, distinción, admiración y consideración, debido a la adquisición de este título sustentado en su buena conducta y honrado proceder en todos sus actos públicos y privados, es un título que no se adquiere con dinero o grados académicos, sino por los méritos propios del individuo.

Debemos destacar que, ‘DON’ no es un título adscrito como en la Nobleza, porque no es hereditario, sino que al través del tiempo en el transcurso de nuestro diario vivir por la seriedad y pulcritud y no es por el Coche de Lujo o la Mansión que alguien posee, esa alta distinción se adquiere y es otorgada por las personas que observan y pueden dar Fe y testimonio de su honorabilidad. Además, es la conducta intachable que les hacen acreedores a las personas gracia. En general, es resultado decisivo para un conglomerado entendido el llamarle ‘DON’, a propósito de la valerosidad distintiva.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.